Un poco de conciliación: solicitud 'tipo' de excedencia y reducción de jornada


16 semanas. ¿Saben las autoridades laborales y legislativas de este país cómo es un bebé de 16 semanas? Quizá pueda explicárselo algún dirigente de cualquier país nórdico. Sí señores. No sólo es un tipo de edredón. Los nórdicos también parecen ser gente sensata que comprende las  necesidades de un niño durante su primer año de vida. E incluso se preocupan posteriormente de que reciban una buena educación, pero eso es otro cantar. Hoy quiero poner un pequeño granito de arena en favor de la conciliación laboral y familiar compartiendo dos formularios 'tipo' con los que solicitar tanto una excedencia como una reducción de jornada para el cuidado de hijos.


Antes de ser madre, jamás pensé en acogerme a excedencias o reducciones de jornada cuando tuviera un hijo. Pero al llegar, Xavier nos dio un susto de muerte con sólo 10 días. Estaba malito y tuvieron que ingresarle durante semana y media en una UCI neonatal. Todos mis esquemas previos saltaron por los aires. Me di cuenta de la forma más brusca posible de que mi pequeño me necesitaba a su lado, de que yo quería estar con él y de que conservar mi sueldo íntegro no era tan importante como las dos primeras razones.

Empecé a informarme de las posibilidades que tenía a mi alcance porque en casa no sobra el dinero precisamente y de un modo u otro, antes o después, tendría que volver a trabajar. Mi marido y yo decidimos optar por un periodo corto de excedencia y, posteriormente, una reducción de jornada. Entonces llegó el siguiente paso: cómo se hace, qué derechos tengo, a qué me puede obligar mi empresa, etc.

No voy a entrar en temas legales porque ni siquiera he conseguido tener claro ese extremo. Supuestamente, las madres tenemos derecho a muchas cosas sin que nuestra empresa pueda negarse, pero todos sabemos que luego sólo tenemos deberes, así que dejo en manos de los expertos informar sobre las leyes de las que podemos servirnos para hacer valer nuestros derechos.

En la mayoría de casos, supongo que todos intentamos llegar a un acuerdo con nuestros jefes. A veces es rápido y otras un calvario. Cada empresa y cada trabajadora es un mundo. En cualquier caso, no es sencillo afrontar el asunto. Alcanzado el acuerdo o no, si decidimos seguir adelante con la opción de la excedencia, de la reducción de jornada o ambas, la trabajadora tiene que hacer una solicitud por escrito. En este punto es en el que pretendo echar una mano.

A veces resulta complicado redactar este tipo de documentos en los que uno quiere ser lo más correcto posible y no dejar ningún cabo suelto por si se producen conflictos en el futuro. Yo estoy bastante acostumbrada a escribir, pero me encontré con el documento de Word en blanco y el cursor parpadeante sin acertar a dar forma al asunto. Después de una pequeña búsqueda, encontré dos documentos 'tipo' en la página web del Gobierno vasco con los que hacer ambas solicitudes y, sinceramente, me quitó un gran peso de encima. Los comparto con vosotros por si hay alguna mamá reciente o futura mami en mi misma situación. Podéis descargar el documento o imprimirlo en los dos siguientes enlaces.

Solicitud de excedencia aquí
Solicitud de reducción de jornada aquí

Sabemos que no es la solución. Que España debería caminar hacia otros modelos de conciliación laboral, pero de momento estas son las pocas herramientas que tenemos a nuestro alcance (y no en todos los casos) para no despegarnos de nuestros bebés de forma tan drástica cuando ni siquiera han cumplido los cuatro meses.

¡Compártelo si te parece de utilidad!

9 comentarios

  1. Gracias por tu post. Me gustaría poder incluirlo en la web de Conciliación Real Ya, ya me dirás. si te parece, puedes enviarnos un mail a info@conciliacionrealya.org

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Catalina, gracias por leerme. He enviado un e-mail a la dirección que me indicas ok? Un saludo.

      Eliminar
  2. Muy útil, muchas gracias, algún día lo necesitaré...
    De conciliación poco en mi trabajo: mis dos compañeras, al volver tras su parto, con sus bebitos en casa, las tienen fritas.

    ResponderEliminar
  3. Me quedo. Lectura sencilla y directa, y sobretodo un estilo soberbio. Tras leer unos cuantos posts tuyos aquí tienes una seguidora más.

    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Raquel. Bienvenida a mi rinconcito!!

      Eliminar
  4. Muy buen post. Enhorabuena!!
    Ojalá el permiso por maternidad no fuera tan sólo de 16 semanas.

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    He leido en esta web que se puede pedir una reducción de jornada hasta que el hijo tiene 12 años claro que eso implica la reducción proporcional del salario como comentas Esti:

    http://civicabogados.com/la-reduccion-de-jornada-por-cuidado-de-hijos/

    La cuestión es que según Expansión más de la mitad de los españoles ve esto como un problema en su carrera:

    http://www.expansion.com/2011/09/14/empleo/desarrollo-de-carrera/1315990772.html

    ¿No es contradictorio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que es una traba para la carrera profesional de cualquiera. Por desgracia, tenemos que elegir entre una carrera profesional de éxito o pasar más tiempo con nuestros hijos. Un saludo.

      Eliminar