Paredes divertidas para la habitación del bebé

Nuestra imaginación puede volar y volar cuando empezamos a decorar la habitación de nuestro bebé. ¿Puede haber algo más divertido que diseñar el mundo de sueños que queremos que envuelva cada noche a nuestro pequeño? Yo lo pasé en grande y estoy muy contenta con el resultado. Quizá el elemento estrella es el vinilo que cubre una de las paredes, justo encima de su cunita. Un oso aviador que pilota entre las nubes.

Siempre me ha gustado decorar las paredes con este tipo de materiales, que dan un toque muy personal a cada estancia y además pueden sustituirse en cualquier momento sin dañar la pintura de debajo. En un salón o un dormitorio de matrimonio quizá haya que ser un poco más discreto con el diseño, pero en la habitación de un niño no hay normas. Cuanto más divertido, más grande, más colorido, mejor. Al fin y al cabo se trata de que le guste al peque cuando empiece a ser consciente del mundo que le rodea.

Así que, la pared en la que situamos la cuna y el cambiador se presentaba como un enorme lienzo en blanco para dar rienda suelta al niño que aún nos queda dentro. Pasé horas y horas repasando la oferta de distintas tiendas on-line que trabajan los vinilos decorativos y he de decir que me contuve por el precio y solo elegí uno. La verdad es que tengo otro en la recámara para más adelante: un medidor para el lateral del armario.

Entre todas las empresas que encontré elegí Teleadhesivo. Simplemente me dio más confianza porque tienen un canal de YouTube con diversos tutoriales con los que te haces una idea más fiable de cómo es su producto, cómo lo vas a recibir y cómo tendrás que apañártelas para colocarlo en la pared. Le di mucha importancia a esto último porque soy cuidadosa, pero no especialmente hábil y no me iba a permitir chapuzas en la habitación de mi peque. Me pareció relativamente sencilla su colozación y así resultó después. En el siguiente vídeo podeis ver cómo se reciben los vinilos de gran formato y como es el proceso de instalación.


La verdad es que el resultado es fantástico. Parece que el dibujo está pintado en la pared y no pegado. Para esto es importante elegir bien los colores y formatos. Por ejemplo, no elegir una impresión con brillo si va a ir en la pared, ni una mate si el vinilo va a decorar un electrodoméstico.

Y vosotros, ¿os atreveis con este tipo de decoración?

No hay comentarios